No es otra cosa, sino el paso del tiempo lo que degrada; y al igual que la materia, la humanidad va perdiendo propiedades.

Este proyecto habla de la degradación del ser humano como individuo, de su olvidado origen y de un futuro abrupto.Utilizando para ello el concepto de “cápsula del tiempo” como hilo conductor. Ya que los dibujos aparecen dentro de una caja metálica, quirúrgica, extraña y algo alienígena, como si hubiesen sido descubiertas y vinieran de otra época, que no se sabe muy bien si es del futuro o del pasado. Como un oppart.

La serie de doce dibujos está encuadernada simplemente con dos anillas, a modo de cuaderno de notas de un médico o de un forense con textos arrugados que incitan a imaginar que sufrieron un desgaste o un maltrato. Viene acompañado dentro de la caja, también desgastada, con una serie de objetos que podrían ser de la época en la que se enterró la caja y que el autor pudo depositar ahí: un mechero, pilas, un cigarro, canicas, y hasta una jeringuilla.