Si destruimos algo que ya está creado, su sentido y su forma se eliminan. En cambio si intentamos destruir algo que aun no está constituido, se origina un producto nuevo consecuencia de la mera violencia aplicada.

Me interesa el momento de conformación de estos nuevos productos y sus características, en qué momento este producto empieza a ser entendido. Por lo tanto, busco ese instante en el que los golpes dejan de ser simples golpes sobre la nada.

Pretendo dar forma al carácter destructivo de la violencia. Y subvertir el concepto mismo de destruir para componer golpeando. Los resultados de estas composiciones evocan al retrato en un estado indefinido que simultáneamente originan de forma colateral una serie de registros matéricos en el espacio, que atestiguan la naturaleza y temporalidad de la acción compositiva.

“El carácter destructivo no ve nada duradero. Pero por eso mismo ve caminos por todas partes. Donde otros tropiezan con muros o con montañas, él ve también un camino.”

WALTER BENJAMIN,”Discursos Interrumpidos I”, Taurus, 1973